CÓMO AYUDAR A UN SER QUERIDO (2003)
 
(Nota al lector: el uso de la arroba ‘@’ y el intercambio de pronombres tiene el objetivo de combinar lo masculino con lo femenino ya que ambos sexos son víctimas potenciales.)
 
No...
No le diga a la víctima que fue la voluntad de Dios que hubiera sido violad@. ¡La/el sobreviviente necesita saber que fue la voluntad de Dios que sobrevivió! Sus palabras sobre Dios deben enfocarse en la misericordia y el poder de sanar en vez de hablar del castigo malicioso.
 
No le diga a la víctima, "fue solamente sexo, no fue lastimad@", o "no fue gran cosa".
 
El recuperarse de este tipo de trauma puede ser un desafío enorme, especialmente cuando memorias retrospectivas ocupan la mayoría de los pensamientos. Es posible que la víctima piense que su familia no la/le apoya y se sienta abandonad@ aunque esto no sea verdad.
 
No le diga a la víctima cómo hubiera podido evitar el suceso, ni le pregunte si podía haber hecho algo diferente durante el ataque.
 
Nadie espera ser violad@. La víctima hizo lo mejor que pudo para sobrevivir. El hecho de que pudo salir con vida comprueba que sus instintos fueron correctos y que su estrategia de sobrevivir funcionó. Esto debe ser alabado, no criticado.
 
No compadezca al/la abusador/a, pues no existe ninguna justificación. El/la sobreviviente necesita su lealtad absoluta.
 
Sí...
Crea al/la sobreviviente aunque el/ella tenga dudas, sus recuerdos sean vagos, o lo que explica parezca increíble. Es importante creerl@.
 
L@s sobrevivientes no inventan cuentos de abuso sexual o violación. Déjenl@s saber que está abiert@ para escuchar cualquier cosa que el/ella quiera compartir, y que aunque sea doloroso, usted está dispuest@ a acompañarles en las memorias difíciles y recibir sus palabras con respeto.
 
Aclare que el abuso o la violación no fue culpa de la víctima. Nadie pide ser violad@ o abusad@. Ninguna acción, manera de vestir o conducta puede justificar el crimen de violación. La culpa es del/la agresor/a.
 
Valide los sentimientos de la víctima, ya sean enojo, dolor, o miedo. Estas son respuestas naturales y saludables. Ell@s necesitan sentirlas, expresarlas y ser escuchad@s.
 
Valide el daño sufrido por la/el sobreviviente. Toda forma de violencia sexual es perjudicial. Aunque el daño no sea violento o repetido, toda forma de violencia sexual tiene consecuencias serias. No hay experiencias positivas o neutrales respecto a la violación.
 
Respete el tiempo y el espacio necesario para la sanación. El sanar de una violación o agresión sexual es un proceso lento que no debe ser apresurado.
 
Anime al/la sobreviviente a buscar apoyo. Además de ofrecer su propio apoyo, anímel@ a hablar con otra persona especializada. Busque apoyo para usted mism@. Las víctimas secundarias como usted también necesitan apoyo. Usted también puede experimentar reacciones emocionales sobre lo sucedido. Si quiere poder ayudar a la/el sobreviviente es necesario que usted también se cuide.
 
Resista la idea de ver al/la sobreviviente como víctima. No deje de verl@ como la persona fuerte y valiente que es. Acepte que posiblemente habrá algunos cambios en su relación con el/ella mientras sana. El/la sobreviviente puede pasar por una serie de ajustes y tal vez sea necesario que usted cambie en conformidad.
Para sobrevivientes de la violación y la violencia sexual
[volver al principio de la página]
 

principal | sobre Arte Sana | servicios | información | recursos


Copyright © Arte Sana. Derechos Reservados. Términos de Uso.